sábado, 15 de diciembre de 2007









No duerme del caballo
la herida,
en el fondo respiran
fiebre y carne,
presienten sus ojos la mordedura,
voz de espigas
que nunca inclinará la calma.

Bestia sin noticia,
¿cuidarán las abejas tu memoria?






Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio

No hay comentarios: