sábado, 29 de marzo de 2014



     
     
    

 
         
                                        Sirio (8,6 años luz)


Solo los animales de la claridad
borran cada noche los límites.

En sus bocas la quemadura.

Nunca más la distancia,
porque todo es predio del mismo señor.

Lo que veo no es Sirio,
sino su melancolía.







Francisco R. Hernández, Arte de la cetrería

domingo, 9 de febrero de 2014

 
          
      
         
         
             
                
       
         
       
                                           Piedra de Gabriel
 

Al tercer día vivirás.

Pero todo lo aprendió
nuestra carne sucesiva.

Alucinado mediodía
donde cada signo se habita
y no pregunta.

Bajo el tilo
descuida el zorro nuestros nombres.

         







Francisco R. Hernández, Arte de la cetrería        
       

sábado, 28 de diciembre de 2013

 

       
         
       
      
        
           
Consiste en atar con un lazo
las patas traseras del perro

y arrastrar el peso de su sueño
hasta la quebrada más cercana.

Esta noche una jauría
levanta la caza para Yorick.
     
        
       
       
       
     
      
     
Francisco R. Hernández, Arte de la cetrería

sábado, 12 de octubre de 2013

        
       
       
         
        
        
         
       
Esta hora

para leer la arena
en el espejo del lugar

pronuncio las huellas
señuelo del silencio

en la batida soy transparencia.

 
     
      
        
       
      
          
Francisco R. Hernández, Día de las aguas

miércoles, 5 de junio de 2013

      
           
        
         
         
        
        
         
Atraviesa un dragón
el ojo de la aguja.

Fácil el reino
y sus mil ocelos en vela.
En tu espalda
ya reposa la hoja del tilo.

Inmaculada cae
la primera palabra del mito.

    
      
       
         
                
        
 Francisco R. Hernández, Día de las aguas

domingo, 3 de marzo de 2013

           
          
          
         
          
            
         
          
Este es el lago del sol.

Quien debía manejar los husos
tiene por industria un ojo velado.

        
       
        
         
        
      
         
Francisco R. Hernández, Día de las aguas

sábado, 1 de diciembre de 2012

                   
            
             
             
           
             
            
            
Puro he dividido la sombra
con el nombre templado.

Fío el secreto:

todo era escritura del fuego.
  
         
         
          
       
      
           
Francisco R. Hernández, Día de las aguas

martes, 2 de octubre de 2012


         
           
          
            
            
             
             
          

Oigo un batir
lejos de los nombres

nadir
sin miedo

ellos fueron gentiles
y alimentaron
la transparencia.
     
         
          
       
            
          
            
   
Francisco R. Hernández, Día de las aguas

domingo, 12 de agosto de 2012

           
             
            
            
            
           
             
          
Ahora reposo en la casa de quien me cuenta

devolví limpio el signo al fondo

y sólo recuerdo los límites de la contienda
             
           
           
           
           
       
     
Francisco R. Hernández, Día de las aguas

domingo, 17 de junio de 2012

         
                 
           
                 
                     
                  
                
               
Bajo el yermo
el jinete en apnea
                             memoria
del pecio y el pulmón
y de los días derribados

cuando al trasluz adivina
el curso de la manada.
                     
               
             
             
            
          
            
Francisco R. Hernández, Día de las aguas

domingo, 6 de mayo de 2012

   
             
             
           
           
            
            
           

Cuando prevalezca la sombra
y todo sea día de las aguas

punzón
y
arco

señalar el limen
donde respira lo innominado.

            
             
            
            
         
           
Francisco R. Hernández, Día de las aguas

domingo, 18 de marzo de 2012

        
                     
                
              
                
                   
          
           
La tercera noche
Jonás supo que el firmamento
era un vientre terso,
los cuerpos celestes orbitaban
alrededor de los pulmones
y un vórtice descendía preciso
sobre el aventador.

Después el vómito y la arena.

          
               
             
              
                   
                    
              

Francisco R. Hernández, Día de las aguas

domingo, 5 de febrero de 2012

                         
                      
                            
                        
                             
                             
                   
                                 
En mi mano
la esfera incandescente.
                                   Trasluz
para esta desmemoria y su labor.

Otra vez instruido
en la respiración de las bestias.
              
                        
              
                    
                    
                 
            
Francisco R. Hernández, Día de las aguas

sábado, 31 de diciembre de 2011

          
                  
                       
                       
                      
                     
                             
                    
A la mitad
las letras son blancas
la voz es blanca

al segar baja la mano

no la mies
me alude el ritmo de la hoz.
                       
                  
                        
                             
                       
                           
                        
Francisco R. Hernández, Día de las aguas

sábado, 26 de noviembre de 2011

                    
                   
                       
                         
                    
                          
                             
                   

Nadie roce
lo que aún no es dominio de la luz.

Solo esa orden acatas,
por eso en tu ojo el ave
ha olvidado mil poemas.
     
              
              
                   
                    
                       
                 


Francisco R. Hernández, Día de las aguas

sábado, 22 de octubre de 2011

                      
                  
                        
                      
                     
                       
                         
                            

Dijera pájaro
en el cuenco de la tarde,
y otra vez la clausura
como castigo al yerro.


Ignoro el número de esta ciencia:
la que ventea con el hocico
los nombres entregados al frío.
  
               
                  
                   
                  
                     
                   
                       

Francisco R. Hernández, Día de las aguas

domingo, 18 de septiembre de 2011

                           
                                     
                                
                                     
                                       
                                       
                                    
                                       
Aprendí que en esta región
cada palabra es deliberada,

escritura inversa

para los espejos del bosque.

                            
                                
                                         
                                   
                              
                       

Francisco R. Hernández, Día de las aguas

martes, 9 de agosto de 2011

                   
                                        
                                               
                                               
                                                          
                                                          
                                                         
                                                   
La carne abierta de la mañana
no es un ala,
pero ambas poseen 
los atributos de lo real.

                                  Di nada
y batirán en tu nuca.

                                              
                                        
                                         
                                             
                                               
                                         
                                               
Francisco R. Hernández, Día de las aguas

domingo, 10 de julio de 2011

                                               
                                                   
                                                                   
                                                          
                                                                    
                                                                 
                                                                          
                                                                      

Si eres veloz

te enseñaré a silenciar la podredumbre,
a morder el oro del damasco,
a velar el sueño de las algas.

He ceñido tu égida
y susurrado el rezo.

Si eres puro.







Francisco R. Hernández, Día de las aguas

sábado, 11 de junio de 2011

                                                                                
                                                                      
                                                                         
                                                                     
                                                                      
                                                                       
                                                                        
Guardé durante tres días
el mapa del aire.
Copié sus tramas y cesuras,
los relieves y dibujos.

En mi mano el cobre
con que me pagaron.

Mi cráneo será
el dormidero de un vilano.








Francisco R. Hernández, Día de las aguas

domingo, 1 de mayo de 2011










Vivo extramuros.
Aquí guardo la inscripción:

Seréis como dioses

La piedra perdura
en la niebla de mi carne.






Francisco R. Hernández, Día de las aguas

sábado, 19 de marzo de 2011









                                                                Halcón embalsamado
                                                               (X Dinastía)



Tras el cristal
el halcón dibuja vuelos inagotables.

Fuera, mayo es la ardicia
que lo reclama para su legión.

Pero él sólo ha de trazar
el firme cielo de Nubia.








Francisco R. Hernández, Día de las aguas

sábado, 5 de febrero de 2011










No incumbe ni a vivos
ni a muertos.

Está ardiendo por ti.

Y muy lejos
la hueste de la calígine.







Francisco R. Hernández, Día de las aguas

viernes, 31 de diciembre de 2010







Esto que ves
es la mordedura del día.
El borde rosado
fue trazado por la furia
de un cartógrafo ciego.

Sea aquella llama
una de las pruebas
                           –no la mejor–
de las afueras del daño.








Francisco R. Hernández, Día de las aguas

sábado, 27 de noviembre de 2010









No hay engaño.
El hontanar me vierte en su lecho.

No grabaré el número en la llama.

Si no prendió antes del alba
fue por el tenaz olvido
de que todo cuerpo es victoria.






Francisco R. Hernández, Día de las aguas

domingo, 17 de octubre de 2010









Nunca sueño
con el templo de Bethel.

Niego con firmeza
la hendidura en el cielo.

Esta no es la gramática sagrada
que aprendieron mis padres.

Si el lobo come de mi mano,
sólo es un ardid de poeta.








Francisco R. Hernández, de Día de las aguas

domingo, 12 de septiembre de 2010









Del cuarzo al pájaro
sólo transcurre una llaga.

No queda dureza en el vuelo
pero has leído sus simetrías.







Francisco R. Hernández, Día de las aguas

sábado, 7 de agosto de 2010









Habita en la salamandra
la memoria del fuego.

Así cada ojo sirve a su señor.

No este pulso de sombra
que aún elige a sus dioses.








Francisco R. Hernández, Día de las aguas

miércoles, 9 de junio de 2010






Ahora el ascua nada dice.

Lado del azogue
                        exilio
donde un calígrafo
                           y sus signos.

Preservo la sed
de una jauría llamada sombra.







Francisco R. Hernández, Día de las aguas

sábado, 17 de abril de 2010









Aquí el bárbaro con espuela de oro

y un pasadizo hasta los nombres

con solo abrir el signo
la serpiente y la paloma
en el mismo nido.







Francisco R. Hernández, Día de las aguas

viernes, 15 de enero de 2010










Uncido al relámpago
serás animal invisible.

Nada que no disuelva
la flor de la fiebre.

Anocheces en el centro de la vigilia.






Francisco R. Hernández, Día de las aguas

viernes, 6 de noviembre de 2009









Tú colocarás
la moneda bajo mi lengua,
y la conciencia será agua
donde abreven las fieles bestias.








Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio

jueves, 1 de octubre de 2009









Cifra viva,
nunca fuiste oscura.

De blanco vistes en la mañana más alta,

la que estalla en silencio.

Inmóvil la jornada
de quien no volverá a dormir bajo tu cimbra.






Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio

viernes, 4 de septiembre de 2009










También el tacto candente del día
lleva en su latido benéfico
un aviso de sobresalto en el borde.
En la inmóvil circunferencia,
un espacio donde labios o veneno,
                                                  alternativamente,
se posan con la misma determinación.






Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio

miércoles, 5 de agosto de 2009









Descienda la adormidera
en naves umbrías.

Olvido de toda batalla
y su ciencia de la carne.

Nunca fui.

Sólo el guatelete
en vela resplandece
con la posibilidad de siglos
de plata sobre la grama.






Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio

sábado, 4 de julio de 2009









No el temblor,
lámina fiel que en la superficie
aún separa miembro y aire.

Antes del despojo,
presos en la eterna claridad del viaje.
Temporada sin mancha,
acogidos por los tilos y su fe de sombra.

Pudimos seguir así,
                             inmóviles,
nunca ceniza,
casi a punto de recordar.

Preciosa raíz de lo que no fuimos.








Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio

sábado, 6 de junio de 2009









Bajo el ciclamor
el hueso se sabe púrpura,

y nunca más exilio
porque ya es ave y ojo.








Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio

lunes, 11 de mayo de 2009









Un dios enfermo desoye tu plegaria,
la cáscara de la sílaba
es arrastrada por su respiración.

No acates.

Haz que fulja.

De ese incendio
va a nacer tu edad.






Francisco R. Hernández, La sed y el incendio


jueves, 9 de abril de 2009










Quien repite gestos bajo una bóveda
ordena el mundo.
Reparte en sus cuadrículas
dosis no tan letales.

Hasta que el viento dispersa ese afán
con la violencia de su brazo.








Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio

sábado, 7 de marzo de 2009










Si digo cruz,
nunca más el cerco,
mercurio que cesa
en esta mañana primera.

Recuerde la canción
los mármoles del aire,
la plata de los días.







Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio

viernes, 6 de febrero de 2009









Sólo huello nieve soñada.

La vid conoce su herrumbre;
el ciervo, la última fiebre.

En la fronda, memoria del veneno
y sus sílabas.

Mas bajo ese fulgor
el milagro se cumple de otra forma.

Noli me tangere.






Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio

jueves, 1 de enero de 2009









Si esta diáspora al fin
y bebida toda la luz negra
regresara al verbo
como humilde tesela
o nombre del olivo.








Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio

sábado, 20 de diciembre de 2008









Cóncava,
la voluntad expira sin mácula.
Y nada se cumple
porque sosegó el aire la fortuna.

Inmóvil aluzaba la mañana.







Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio

sábado, 8 de noviembre de 2008









Certidumbre de libro último,
nada elude sus renglones.

Hasta mi transparencia escrita
por el mismo amanuense:

quien cita al halconero en el bosque,
planta la ajedrea junto al muro,
o copia –con fidelísima caligrafía–
el cuerpo de Patroclo doblegado.






Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio


domingo, 19 de octubre de 2008









                                                 Discóbolo



No es la contienda del mármol
la que libra el pez de la palabra,
ni la luz prendida en el volumen
acata el mismo mandato.

Pero un compás dispone el músculo,
la letanía del arquero
o la inclinación del celebrante.

Ven a escuchar qué restalla
en el principio del fruto.






Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio

sábado, 27 de septiembre de 2008









Esta es la misma tarde
que no cesa,
y su estéril victoria
viste túnica semejante.

No has de morir,
porque nada fue celado
bajo el viento de transparencia.

En los ojos de tu perro,
unas figuras recién llegadas.








Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio


viernes, 29 de agosto de 2008









Mira cómo las pisadas
escriben el cauce antiguo.

Aguarda el segundo arrebol:
no antes tensarás el estambre
hasta que las pulsaciones
pueblen el aire del mes.

Después pesa el signo ardiente,
siempre envés bajo el agua.







Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio









Destierro a Constanza




Sólo la madurez del fruto,
                                     poema,
jura que estos versos
también viajaron hasta Constanza.

Idéntico metal de nubes bajas,
sombra del aire extremo.

¿Qué semejanzas esparcen su aviso?

Mismo perseverar de lo invisible.







Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio

domingo, 10 de agosto de 2008









Sea respiración cada puntada,
repose el signo en la urdimbre
donde lo insonoro anida.

Abrigan la hora y la certeza
una divisa fecunda.
En la nuez, la palabra.

Otro rezo me mide
con su columna de pájaros.







Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio

lunes, 28 de julio de 2008









Luz reja
rotura sombras
mientras concibe la rosa.

Cosecha de hora pulcra,
también la labor del acero
bajo los celajes del día.







Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio

miércoles, 16 de julio de 2008









Esta alborada contempla
las caricias de Acteón.

Azuzo jaurías
que regresarán agotadas,
y como cada tarde
sólo la luz vulnerará límites.

Aguardo el día
y su hora cárdena.

En el bosque cada dentellada
leerá al fin mi carne.








Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio









Así el miedo sólo fue
un anuncio de pájaros,
nueva aurora del olor enfermo,
con su región y su tasa.

(Escapó tras varios días sin hablar.
Tregua en el recodo
donde memorizó los enunciados,
única piel sin sospecha.)







Francisco R. Hernández, De una región, clamor

domingo, 22 de junio de 2008









El que vio lo más hondo,
los cimientos del país

Epopeya de Gilgames




No mis ojos:

débil crónica acomoda el viento.

Aún no clamor,
llegue el sonido con su pulso.

Quien a un dios nombra
es exacto
o se abisma.








Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio








Antes del decir,
los dioses se desplomaban
sobre la espesura.

Allí olvidaban
el primer deslumbramiento
en un sueño de aguas.

Palabra entonces
como grieta del silencio.
                                   Amor,
¿fue albor lo que afirmaste?






Francisco R. Hernández, en De una región, clamor

sábado, 7 de junio de 2008









Derrama el auriga
el gobierno de su estela.

Alguien dibuja las riendas
y responde
del surco y los signos,

de la arena hollada
antes de la arena.







Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio









Alfabeto de luz
derrama
signos
sobre la tarde.

Abolida cesura
se alzan
templos
cerca del mar.






Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio

domingo, 4 de mayo de 2008









Lento el caudal
porque careces de fe.

¿No divisas ya velas
                             o alas?

Hace tiempo que bebe
en los ojos de tus perros
la sed de un incendio.








Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio

domingo, 30 de marzo de 2008









Espera lo que fue ocelo,
acerado e inquieto.

¿Qué alimentó su corazón
en centurias de hielo?

Reconoce mi marca
cuando no recuerdo piel donde habité,

ampara mi voz
bajo el fragor de la campaña,

protege mi sombra
contra el eclipse de mediodía.

No es otra la sed
de quien no cesa jamás.







Francisco R. Hernández, de La sed y el incendio