domingo, 18 de marzo de 2012

        
                     
                
              
                
                   
          
           
La tercera noche
Jonás supo que el firmamento
era un vientre terso,
los cuerpos celestes orbitaban
alrededor de los pulmones
y un vórtice descendía preciso
sobre el aventador.

Después el vómito y la arena.

          
               
             
              
                   
                    
              

Francisco R. Hernández, Día de las aguas

3 comentarios:

ana dijo...

Iluminada la visión de Jonás; me encantó ese vientre terso que es el firmamento.
un afectuoso abrazo

anamaría

Durandarte dijo...

Muchas gracias, anamaría.

Abrazo

ana dijo...

...esperando uno más de tus maravillosos poemas. aquí en la arena...

saludos