sábado, 22 de octubre de 2011

                      
                  
                        
                      
                     
                       
                         
                            

Dijera pájaro
en el cuenco de la tarde,
y otra vez la clausura
como castigo al yerro.


Ignoro el número de esta ciencia:
la que ventea con el hocico
los nombres entregados al frío.
  
               
                  
                   
                  
                     
                   
                       

Francisco R. Hernández, Día de las aguas

2 comentarios:

ana dijo...

Esa incertidumbre o esa posibilidad del subjuntivo abre el poema hasta dejarlo desnudo en el ignoro indicativo; el poema pájaro que se cierra en si deja un hilito, me encanta que digas el cuenco de la tarde, ¿qué si no será la tarde?

un abrazo

Durandarte dijo...

Jugamos a no saber. Lo demás son accidentes (del verbo).

Un abrazo