sábado, 11 de junio de 2011

                                                                                
                                                                      
                                                                         
                                                                     
                                                                      
                                                                       
                                                                        
Guardé durante tres días
el mapa del aire.
Copié sus tramas y cesuras,
los relieves y dibujos.

En mi mano el cobre
con que me pagaron.

Mi cráneo será
el dormidero de un vilano.








Francisco R. Hernández, Día de las aguas

2 comentarios:

ana dijo...

Siempre es una delicia leerte. Inagotable,tu poema aferra: los primeros versos un asombro,el deslumbre, luego la simpleza terrible, luego un golpe bajo y al final la anulación mística.

un abrazo deslumbrado

anamaría

Durandarte dijo...

Agradecido, afortunado por tu lectura.

Un abrazo